Follow by Email

jueves, 19 de octubre de 2017

Alcázar de Segovia, una visita.

Por curiosidades de la vida en vez de ir a Granada tal y como habíamos deseado terminamos pasando un par de días en Segovia y ¡cómo no! decidimos visitar el alcázar, por si no lo conocéis os paso unas fotos para describirlo.

En un rincón de la ciudad de Segovia se encuentra el Alcázar y a su entrada nos recibe una estatua de homenaje a los héroes Daoiz y Velarde, realmente impactante.

Según los historiadores sería en tiempos del rey de León Alfonso VI cuando se repobló y reconstruyó la ciudad romana de Segobriga que pasaría a llamarse Segovia en el habla popular. Una de las primeras decisiones fue levantar un alcázar que defendiera el espolón norte de la castilla segoviana, la ciudad amurallada, y de ello se encargaría Raimundo de Borgoña, Conde de Portugal, así comenzaría la historia de sus milicias; desgraciadamente una de sus primeras acciones famosas fue el asesinato de Alvar Fáñez, Duque de Toledo, en tiempos de la reina Urraca y Alfonso el Batallador. Con reyes sucesivos iría ganando en importancia militar a pesar de estar cada siglo un poco más lejos del frente.

El rey Alfonso X convocó Cortes en este alcázar y desde entonces sería uno de los lugares favoritos por reyes sucesivos pues les gustaba como residencia veraniega.
http://www.alcazardesegovia.com/#section-historia

Sería el rey Enrique II el que daría otro fuerte impulso al alcázar segoviano y se ve muy bien representado en las vidrieras del palacio en poses caballerescas. Enrique era un Guzmán, por su madre doña Leonor, y aunque hijo extramatrimonial estaba emparentado con una de las familias leonesas más poderosas: Los Guzmanes, o sea los Medina Sidonia, Los Medinaceli y otros pero pasaría a la historia como iniciador de la dinastía de los Trastámara, un condado gallego que le había legado su padre el rey Alfonso XI y que llegaría hasta la reina doña Juana.

En una de las vidrieras se ve representado el famoso duelo a puñaladas con su hermano el rey Pedro a un lado y al otro el triste final de su hijo don Juan al caerse del caballo en Alcalá de Henares.

Muy famoso el salón de recibimiento de los reyes a los embajadores con el águila de San Juan.

La Sala de Reyes es majestuosa y maravillosa a mi modo de ver con un grupo de esculturas que dan repaso a los reyes cristianos desde don Pelayo hasta los Reyes Católicos. Aquí podemos ver un ejemplo con las estatuas de los reyes leoneses don Fernando el Magno y doña Sancha.

Otra pareja de reyes leoneses: Alfonso VII, el Batallador, y su esposa doña Urraca. Curiosamente fue aquí, en Segovia, donde se declaró la guerra civil leonesa al enfrentarse los dos monarcas por el dominio de los reinos leonés y aragonés pues don Alfonso cambió su modo de proceder, según contaron los cronistas, y dejó de aceptar el tanto monta monta tanto el rey como la reina que sí aceptaría don Fernando con doña Isabel.

Otra pareja de reyes para finalizar con don Fernando II y don Alfonso que aquí se nombra como X al nombrar, afortunadamente, al Batallador como legítimo rey de León y no tan solo como de Aragón.


Real Colegio de Artillería montado por el Conde de Gazola y base de la Academia de la Artillería Española tiene un interesante museo de armas medievales.

Una curiosa arma en el museo: la ballesta de caza que utilizaba el rey Felipe II

En su capilla privada no falta la imagen de Santiago Matamoros tan ligada a la milicia española.

Os recomiendo vivamente la visita al alcázar si pasáis por Segovia; no era algo que tuviera programado pero guardo un maravilloso recuerdo de esta accidentada visita.