domingo, 10 de abril de 2016

Mis viejos comics: Secret Wars, La batalla final.

En el verano del 84 yo tuve que cambiar de vida y pasar de ser estudiante a trabajador; fue duro, pero al lado de lo que tenían que soportar mis héroes favoritos, ahora que lo pienso, no fue nada, ellos ¡estaban metidos en una guerra! Y además secreta. Recordemos cómo finalizó.

La semana pasada dejamos a Hulka en manos de los facinerosos que la golpeaban a muerte y sin compasión alguna, así pues el Capitán América sin esperar la ayuda de la Patrulla X lanza a su equipo para atacar la mansión del doctor Muerte y rescatarla. ¡Allá vamos!

 Muerte está más pa´allá que pa´ca y ni se entera de la invasión de su fortín super tecnológico, pero los hay que no duermen. Los malos siempre están al acecho y con la mosca detrás de la oreja. Mirar cómo reciben a Iron Man.

Hay fuertes combates con mucha destrucción pero mirar como se las gasta La Hechicera y qué fácil acaba con el poderoso Hulk; claro con ese tipazo no me extraña. Pero, ¿y con el Capitán América?


El Capitán va siempre con escudo a las fiestas, (lo que deberíais hacer todos, o con casco) y atrapa a la Hechicera Suprema. y al fin consiguen rescatar a Hulka, ¿conseguirán rescatarla también de las garras de la muerte?.


Mientras Reed Richards trabaja en ello Spiderman se hace un traje nuevo, nadie reparará en él cuando vaya a la discoteca, justo a tiempo para recibir la llamada del Profesor Xavier: Galactus está de comilona. Y lo suyo no son chuletones de buey.

Pero Galactus no es un villano cualquiera, derrota a la Patrulla X e invita a Reed Richards a su Nave Mundo, ¿qué secretillos se contarán los dos genios galácticos?

No importa, la guerra debe continuar o nos quedamos sin historia y lo peor de todo: ¡Galactus escapa!

Galactus ha regresado a su Nave Mundo para cargarse con todo su poder y así atacar al Todopoderoso pero, ¡ay, amigo! hay gente muy astuta en este juego. Gente que prefiere discurrir en vez de andar a puñetazos.

Doctor Muerte ha robado el poder inmenso del gran Galactus y ahora es un ser omnisciente y superpoderoso, ¿quien podrá pararle los pies ahora?

Mirarle bien, ¡...Es Muerte! Cómo ha crecido este hombre, ¿qué desayunará? Es que yo estoy ahora menguando. Cosas de la edad.


Tan solo El Hombre Molécula intenta oponerse a Muerte pero este le convence para que renuncie a las peleas y se quede con su pandilla de malosos y su chica de formas generosas.
¿Y los buenazos de superhéroes qué harán?


Bueno pues deciden en votación a mano alzada alzarse contra el poder del Doctor Muerte y, claro, les cae la del pulpo; que al parecer suena así: !Shrakkkkt!
¡Uff! A estos no les vuelvo a ver por la discoteca; lo siento por Spiderwoman, que presentaba maneras de ser buena bailarina.

¡Ay, Señor, adiós, adiós! No volveré a ver a mis amigos de los trajes de colores ni a las chicas de piernas infinitas, ¡snif! Cuánto nos reímos bailando musica disco en aquellas noches locas de nuestra juventud.

Pero, ¿esto qué es? ¡Han revivido misteriosamente! Y volvemos a la batalla. Una guerra sin final, esto es un desmán.

Klaw, el Amo del Sonido, ha levantado una legión de monstruos espantosos pero, ¿podrá detener al Capitán América?
 Por supuesto que no, derrotará a Klaw y al propio Doctor Muerte; bien, ¿y ahora qué?


Reed Richards llevará de vuelta a la tierra a todos los superhéroes; bueno, a todos menos uno: Benjamín Grimm decide quedarse en ese planeta de retales, allí puede ser él mismo y no esa Cosa grimosa que tiene que estar constantemente repartiendo tortas. ¿Es el fin? Hulka ocupará su lugar en los Cuatro Fantásticos, pero, como que no es lo mismo, ¿no? Vosotros me comprendéis, ¡es una chica! Y además verde. Pero mirar qué bien le queda el traje de los Fantásticos.

Veinticinco años más tarde Marvel decidió hacer un homenaje a Secret Wars con un número especial que tituló What If en el cual son los hijos de los superhéroes los que pelearán y disfrutaran de una guerra sin final. Fue otro gran éxito de ventas.
La semana que viene, si me es posible, regresaré con Los Vengadores una vez de vuelta a este planeta y con los cambios que esta maravillosa aventura les dejó impresos.
Abur.