domingo, 13 de marzo de 2016

Mis viejos comics: La Patrulla X de John Byrne.

Comenzaba el año 1980 y la imposible Patrulla X terminaba una aventura de las suyas, con final feliz, y se disponía para disfrutar un largo y merecido descanso, ¡ja! Chris Claremont y John Byrne se hacían cargo de la serie y este dúo dinámico se encargaría de revolucionar aún más el mundo mutante.

De la Patrulla X original quedaba Cíclope como jefe de equipo y el Profesor Xavier volvía a renacer de nuevo para guiar a los muchachos, ahora estaban Tormenta, la bellísima Ororo, Rondador Nocturno -que se había hecho bueno-, Coloso, un ruski un poco pasado de rosca, y un leñador canadiense que atiende por el nombre de Lobezno, cuando quiere atender. ¡Ah! y Jane Grey que ha regresado al equipo con el nombre de Fénix y está, ¿cómo decirlo? ¡Divina!

Nuevas aventuras implican nuevas mutantes y enseguida aparece la reina de la disco: Dazzler; con esa melenaza rubia esta sí que nos ponía a todos a bailar en instantes.

También aparece en danza una chiquilla llamada Kitty Pryde, una mutante que atraviesa las paredes y que tendrá que salvar a la Imposible Patrulla X de la trampa que le ha tendido la infame sociedad llamada el Club Fuego Infernal; casi nada: los tíos más ricos del mundo quieren quitarles de en medio.

Para superar este reto tremendo La Patrulla X acude a pedir ayuda a uno de los fundadores: Ángel, que vive retirado del mundanal ruido en su mansión de Nuevo Méjico.

Los malvados mutantes de Círculo Infernal consiguen confundir a Jane Grey y gracias a ella derrotar a la Patrulla X, pero cometen un terrible error: dejan escapar al leñador canadiense y cuando este tipo se enfurece podéis estar seguros de que repartirá leña a maza.

Y para animar más la cosa aparece también en la liza nuestro encantador amigo La Bestia que ahora defiende a la humanidad con el supergrupo de Los Vengadores. Pero lo último que haría sería reunir a Los Vengadores para atacar a La Patrulla X, sus colegis de toda la vida. Lo hará él mismo por su cuenta y riesgo.

Pero aunque La Patrulla X se salva una vez más a Jean Grey se le pasa la rosca y se convierte en la superpoderosa diosa Fénix Oscura, ¿qué ocurrirá ahora?

Fénix Oscura decide dejar este planeta y lanzarse a conocer galaxias lejanas, ¿quién podría ayudarla? ¿Tal vez el buenazo de Estela Plateada?

Pues no, como se aburre viendo estrellas regresa al planeta y será el chistoso de Bestia, su viejo amigo, el que al menos intente parar y salvar a la maravillosa chica de pelo zanahoria. Y tendrá que ser el Profesor Xavier, en singular combate la que logre pararle los pies y llevarla de nuevo a la cordura.


Pero con Jean Grey de nuevo en sus cabales la cosa no hará más que empeorar pues entra en danza otro superpersonaje: El Vigilante.


Y el destino inexorable de Fénix se ha de cumplir y Jean Grey dejar de vivir. Adiós, maravillosa chica de pelo zanahoria y sublimemente apasionada. Las aventuras de los superhéroes no siempre terminan bien, con besitos y cariñitos y en ese plan.


Y aquí dejamos hasta otra ocasión a los prodigiosos componentes  de la imposible Patrulla X. El próximo fin de semana regresarán a mis viejos cómics Los Cuatro Fantásticos.