miércoles, 27 de enero de 2016

Un año de musica: Jean Philippe Rameau, Les Indes Galantes, por Philippe Herreweghe.

Avanzando por el proceloso mar de la gran música llegamos a costas francesas y tras recalar en un puerto gascón nos dirigimos a la corte del rey Louis XV, le roy soleil, y nos dejamos deslumbrar por las composiciones del gran Jean Philippe Rameu y su ópera que rebasó a todo lo antes compuesto: Les Indes Galantes.
Escuchen su maravillosa música y viajen a un tiempo en el que las indias eran galantes, a fuer de muy hermosas.
Este disco de mi vieja colección trae consigo las suites orquestales de la obra interpretadas por la Orchestre de la Chapelle Royale dirigida por el siempre magnífico Philippe Herreweghe.



Un pequeño vídeo con la danza del Gran Bisón, sobre la pieza denominada Les Sauvajes.

Jean Philippe Rameau ha sido considerado durante siglos el mejor músico francés de la historia, y habrá sido por algo. Su historia es procelosa; tras una juventud errante hace una primera prueba en París pero no le gustó lo que vio y regresó a su Dijon natal.  Se ganó la vida interpretando música al órgano en varias iglesias hasta que en 1723 regresa a París para intentarlo de nuevo y forma dúo con el poeta Alexis Piron para componer pequeñas obras cómicas y presenciando una actuación de "salvajes" recién traídos de las tierras del río Missippi para gozo y disfrute de la corte discurre en escribir la pieza que ya habréis visto en el vídeo.
Consigue entrar en el círculo privado de Monsieur De la Pouplinière, uno de los hombres más ricos de Europa y dirigir su orquesta privada. Vivaldi era el genio cuyo nombre estaba en boca de todos pero, ¡allez La France! ¿no habría en toda Francia alguien capaz de hacer algo como sus óperas maravillosas. Y ahí estaba Rameau. Primero compone la música para Hyppolyte et Aricie y ya dejó deslumbrados a los presentes. Castor et Pollux, y la ópera ballet: Les Indes Galantes dejan París y toda la corte a sus pies. Le seguirán Dardanus, y Les Fêtes d´Hébé.
El propio Voltaire le pide componer algo a medias, hasta tal punto había llegado su fama. ¿Qué más podía pedir un músico de provincias en la corte del rey sol?
https://es.wikipedia.org/wiki/Jean-Philippe_Rameau


Rameau compuso gran cantidad de música para clavecín, el antecesor del piano, tan solo Couperin estaría a su altura, pero también música sacra. En este disco del sello Erato William Christie dirigiendo a Les Arts Florissants nos descubre, para el que no se haya enterado, que un genio es un genio y que incluso escribiendo música para el culto en los templos donde se ganaba la vida tocando el órgano Rameau hacía auténticas maravillas.



En este vídeo podéis escuchar el motete In convertendo.
Una maravilla.
¡ah! aquellos tiempos en que las indias eran galantes; pero llegaron los yanquis y todo se echó a perder.