domingo, 22 de marzo de 2015

Mis viejos comics: La sombra del cuervo, de Comes.

Entre mis viejos cómics conservo alguna rareza inesperada: el número cuatro de la colección Vertigo que lanzó la editorial Totem-Cómics titulado La sombra del cuervo, salido de la mano y genio del gran Comès.

En principio tan solo parece la historia de un soldado alemán de la primera guerra mundial que, misteriosamente, sobrevive al ataque de la artillería francesa en plena batalla del Somme. No parece que haya mucho comentar a parte de la monstruosidad de la guerra.

El protagonista es acogido por una extraña familia con la cual pasará la noche y aunque al día siguiente vuelva a la batalla algo le ha sucedido que cambiará su vida por completo.
Pero lo interesante verdaderamente es el tono fantástico de la historia de Comès y después el tratamiento de las imágenes y su tintado que te sumergen por completo en una historia mortal, mortal de necesidad.
Una maravilla más que conservo de aquellos maravillosos cómics franceses de hace cuarenta años. Si encontráis uno no dejéis que pase de largo y se vaya a otras manos.