domingo, 15 de febrero de 2015

Mis viejos comics: El dios viviente, de Didier Herman Comès

Entre mis viejos cómics a veces encuentro verdaderas joyas de la ilustración como este álbum: El dios viviente de Comès.
Fue editado en España por Antonio San Román en el año 1.980. Fue la primera de las obras de Didier Herman Comès que se conoció por estas tierras y tuvo un éxito inmediato; ya en Italia había recibido el prestigioso Premio Yellow Kid en el festival del cómic Lucca 14, lo que le supuso el reconocimiento internacional y el lanzamiento mundial de las aventuras de Ergun el Errante, que ya había dibujado entre 1970 y 71.

Abrir el álbum y comenzar a seguir las aventuras de Ergun, el vagabundo de la galaxia, llegando a un planeta desconocido donde habitan las mujeres-flor es una maravilla.

Comès se maneja estupendamente tanto en los grandes espacios como en las intimidades de sus personajes.

La aventura avanza con precisión y vas de sorpresa en sorpresa página tras página.
 
Hay magia, misterio, astronautas, de todo en la gran aventura del Dios viviente. En aquellos días 300 pesetas era un dinero para un estudiante de universidad pero al releer este maravilloso cómic las doy por bien empleadas.

Comès, ilustrador belga de padre alemán y madre francesa que falleció en 2.013, tuvo gran éxito internacional con sus obras. Tras las aventuras de Ergun el Errante vinieron otras como La Sombra del cuervo, Silencio, Eva, y otros muchos más.
http://es.wikipedia.org/wiki/Didier_Com%C3%A8s


Seguramente volveré a comentaros algo del gran Comès pues probablemente tendré alguna obra más entre mis viejos cómics que aún conservo. Fue, desde luego, grande entre los grandes dibujantes de cómics de todos los tiempos.