martes, 15 de julio de 2014

Semana Negra de 2014. Fotos de despedida.

Un año más acudimos a la Semana Negra de Gijón, al menos el último fin de semana, para disfrutar de su ambiente diferente y especial. Esta vez no se me olvidó la cámara de fotos en casa y os paso alguna imagen.

Entrar en los muelles de los antiguos astilleros de La Naval de Gijón y ya estás en medio de un ambiente muy especial y diferente: ¡Esto es la Semana Negra!

Yo, a la Semana Negra de Gijón voy a comprar libros y conocer escritores, ya está uno muy mayor para montar en los caballitos. Pude disfrutar de la distendida presentación de la última obra del autor norirlandés Adrian McKinty y Juan Madrid. Muy ilustrativo de cómo puede ser el trabajo de un autor profesional y sus tremendas vicisitudes.

Después de la presentación de Adrian se repartieron una considerable cantidad de volúmenes de El Cuento, todos los cuentos, recopilatorio de las obras ganadoras del concurso de relatos negros de la Semana Negra.

No podía dejar los pabellones de la Semana Negra sin visitar las exposiciones gráficas, en este caso las del estupendo dibujante argentino José Muñoz, y además admirar sus preparaciones comentadas por él mismo. Una suerte inmensa.

El sábado tocaba a su fin, la juventud esperaba el comienzo del concierto fin de fiesta y nosotros nos retirábamos al centro de la ciudad para buscar algún sitio donde cenar.
http://www.semananegra.org/index.html

Los últimos rayos de sol despedían el día mientras paseábamos por el Puerto Deportivo con unos cuantos libros a cuestas para nuestras lecturas veraniegas. Connie Willis y Vonda N, McIntyre son una estupenda compañía para las tardes de piscina, no lo dudéis.

Don Pelayo nos saluda a la entrada de Cimadevilla como diciendo: ¿dónde vais que sidra no encontréis? Encontramos alguna y una buena cena.

Domingo de playa y compras en el mercado tradicional de la Plaza Mayor para pasar un estupendo fin de semana en Gijón. Un consejo: no hagáis demasiado caso a los pronósticos del tiempo. No solo no hizo frío, ni cayó una gota de lluvia, es que hizo un tiempo estupendo.
El año que viene intentaremos volver a la Semana Negra de Gijón. Que lejano queda el verano del 88 cuando montaron la primera Semana Negra en el puerto, entonces todavía vendían sardinas fritas al lado de la estatua de Don Pelayo, y por casa tengo alguna novela comprada en aquella primera edición y en las sucesivas.
Suerte Semana Negra Gijón.