miércoles, 12 de septiembre de 2012

Garganta del Cares. Picos de Europa. Senda del Cares.

Repasando diapositivas voy a poner un par de entradas a la conocida ruta de la Senda del Cares.
En esta primera entrada vamos a comenzar en Posada de Valdeón y bajaremos hacia Puente Poncebos.

Tomaremos el Camino del Bustio, para evitar la carretera a Cordiñanes, y bajar plácidamente hacia el Mirador del Tombo.

El camino discurre a tramos a la sombra de los árboles.

Del Tombo bajamos a conocer el Chorco de los lobos. Lugar que empleaban en las batidas para cazar lobos en el Valle de Valdeón hace muchísimos años.

Volvemos a dejar la carretera a la izquierda para acercarnos a conocer la Ermita de Corona; donde la tradición indica que coronaron rey a Don Pelayo los cántabros de aquellos días.

Tras pasar por La Peguera volvemos de nuevo a la carretera para continuar hacia Caín.

Una parada en Caín es siempre muy recomendable. Nos espera La Garganta Divina. Hay que coger fuerzas.

Dejamos Caín por el Puente Los Pinteros para dirigirnos a la presa de entrada en la Garganta. Cuidado con los guardianes de las casas. No están deshabitadas.

Una vez en la Garganta del Cares iremos de asombro en asombro. Este era el estado del Puente Casiellas por donde teníamos que cruzar para subir a la Canal de Dobresengros. Ahora ya hay un puente nuevo y menos arriesgado de cruzar.



Cruzaremos la zona mas angosta de la Garganta del Cares por túneles y puentes sobre el río.

Una vez entramos en la parte asturiana de la Garganta nos queda subir las cuestas de Las Colladinas para después bajar a Puente Poncebos.

En Puente Poncebos estarán esperándonos los autocares para volver a casa después de disfrutar de un precioso día recorriendo la Garganta del Cares.

Para los amantes de las experiencias fuertes recomiendo pasar la Garganta del Cares de noche. Es algo que recordaran mucho tiempo; buscar una noche de luna llena y que tengan suerte con el tiempo y esté despejado.