viernes, 17 de febrero de 2012

Excursión al Pico Cerroso. Argovejo.

Un pequeño recuerdo de una bonita excursión que hice con el club deportivo SLAC-Collado Jermoso al Pico Cerroso, en Argovejo, provincia de León.
En la foto vemos Peña Rionda y Pico Moro desde la cumbre del Cerroso.

Un domingo de primavera nos dirigimos hasta Argovejo. El autocar nos dejó en Crémenes pues la carretera es muy estrecha para entrar con él al pueblo. Muy cerca está la Ermita de Nuestra Señora de Pereda por la que pasamos casi al amanecer; apenas un kilómetro más allá se encuentra Argovejo.

Tomamos el Camino de la Trapa que conduce hasta una antigua mina. De aquí al pico se sube a derecho buscando el cresteo de este afilado pico. Al fondo del valle, casi escondido, se ve el pueblo de Argovejo.

 Desde el collado es fácil subir a la cumbre. Es buena caliza y se va buscando ganar altitud rápidamente.

Al llegar a la cima del Pico Cerroso (1.838 metros de altitud) paramos a disfrutar de sus estupendas vistas de la Cordillera Cantábrica. En este caso el Macizo de Peña Ubiña allá al fondo.

O en esta otra foto con los Picos de Europa a nuestras espaldas.

Como teníamos tiempo por delante y hacía una mañana tan estupenda con una gran visibilidad, un grupo de montañeros se fueron a subir el Pico Moro (1.801 m.); que es el que está en el centro de la imagen. A su derecha se encuentra Peña Rionda (1.833 m.) Son picos de poca altitud pero muy bonitos, de una caliza estupenda, que dan bastantes problemas para subirlos y sobre todo para bajarlos.



Del pico Cerroso descendimos al Collado Argovejo que comunica con Ocejo de la Peña, y siguiendo el sendero que pasa bajo la Peña Rionda nos dirigimos hacia el Puerto de Tejedo y el repetidor de televisión de Valdepino para bajar a Crémenes.

Por un despiste mío un grupo de montañeros se metieron para intentar bajar directamente a Argovejo por un barranco tremendo, que no tiene salida, siguiendo el curso del arroyo que baja del valle.

Bajé corriendo a buscarles y cuando les alcancé pude fotografiar situaciones bastante cómicas. Como ya habían bajado bastante y casi era peor intentar volver sobre nuestros pasos conseguí encontrar una salida del barranco por la ladera izquierda y sacarles a todos de allí.
Llegamos a la zona de Las Barreticas y de vuelta al Camino de la Trapa ya respiramos tranquilos.
Una vez en el bar de Crémenes hubo muchas risas y chascarrillos al respecto de este despiste. El año anterior una excursión de otro club de montañeros (los aburridos del Yordas) se enriscó en ese mismo sitio y tuvieron que sacarles el grupo de rescate de la Guardia Civil GREIM en plena noche. Debió ser todo un espectáculo. Nosotros tuvimos mas suerte pero hay que tener cuidado; mirar bien los mapas, y seguir a los guías si no se conoce el terreno.
De todos modos: una estupenda excursión.

Este es el plano de Argovejo con la ruta de la excursión a Pico Cerroso y la X marca el barranco donde no hay que meterse, aunque haya poco agua es muy complicado de descender.