martes, 27 de septiembre de 2011

Lady in Satin. Billie Holiday

Uno de los mas estupendos vinilos que he comprado en los últimos años es Lady in Satin, de Billie Holiday, acompañada por Ray Ellis y su orquesta.
Fue el último disco que grabó Lady Day, poco antes de morir, y es una completa maravilla, de principio a fin, tema por tema; la voz y la música te llevan al misterio del jazz y la voz humana. Billie fue, durante toda su vida artística la mejor e insuperable cantante de blues, de jazz, de cualquier cosa que se le ocurriera.
Este disco es su despedida y canción a canción se siente uno esa delicada mariposa que sobrevuela las amarguras de la vida y se va contenta. A base de lingotazos de ginebra consiguió grabar los 11 temas que componen el lp en tres sesiones de grabación. La tristeza y el desgarro es insuperable, y este disco que Billie Holiday quiso hacer "a lo Sinatra" (o sea en plan comercial, que tenía que comer) resultó ser una maravilla y un prodigio musical.