domingo, 11 de septiembre de 2011

Franz Liszt y su tiempo, de Wolfgang Dömling

Para continuar con la conmemoración del 200 aniversario del nacimiento de Franz Liszt, que mejor que leer el estupendo libro que le dedicó el gran musicólogo Wolfgang Dömling, publicado en español por la editorial Alianza Música.
En él conocemos que F. Liszt fue el descubridor para las gentes de su tiempo del inmortal Juan Sebastian Bach, que estaba totalmente olvidado y que Liszt interpretó hasta sus últimos días tanto al piano como al órgano. No solo estaba considerado el mejor de los mejores al piano, si no que como organista también era un prodigio. Y también que fue el abanderado y defensor a ultranza de L.Van Beethoven, muy discutido en su juventud, y al que Liszt consideraba una especie mesias musical.
Se muestra su vida, tan agitada, y su obra músical, tan desconocida (unas 700 obras musicales) como intérprete, compositor, director de orquesta (muy conocida su manía de no usar baqueta para dirigir a los músicos) y traductor de grandes obras musicales al piano para que la gente pudiera interpretar a Beethoven, o Berlioz, su propia casa.



Fue muy amigo y defensor de R. Wagner y sus últimas palabras antes de morir fueron pedir un transporte para asistir a la representación del Parsifal wagneriano. No quería morirse sin volver a oir la obra que él mismo defendió en toda Europa, fue quien consiguió que se representara por primera vez, y quien logró un éxito extraordinario que llega hasta nuestros días.